¿Qué tal estás llevando la primavera hasta ahora? ¿Disfrutas del cielo azul intenso y despejado? Lidia Ruiz- Wedding Planner también lo disfruta y, por eso, cuando recibió la llamada de Elisenda, nuestra novia protagonista de hoy, pensó que sería una buenísima idea utilizar un color como el azul, que transmite tanta positividad, para estructurar su boda perfecta. La pareja quería celebrar su boda en el mes de julio y por eso tuvieron tan solo cuatro meses para organizarla.

A veces nos entra una pizca de rebeldía que nos lleva a querer hacer cosas de una manera distinta a la que se ha hecho siempre, de romper con las tradiciones, y gracias a este sentimiento y a la ideología de Lidia que se basa en crear “bodas sencillas y con alma en las que el amor respire y sea el protagonista del día” nuestra pareja pudo disfrutar de una boda informal que no se rigió por el protocolo habitual. “Les propusimos un formato cóctel que rompía con todos los esquemas preconcebidos”  nos cuenta Lidia, que planificó la boda mano a mano con los novios y juntos decidieron que, además de ellos, los protagonistas iban a ser el azul índigo y el color blanco.

“Creamos rincones muy especiales decorados con pizarras y escaleras de madera que formaban la palabra “love” al tener una letra en cada peldaño para que los invitados pudieran dejar sus mejores deseos para los novios. También preparamos una mesa de detalles donde colgaban botellas de cristal decoradas en las que colocamos fotos que representaban los mejores momentos vividos de la pareja”. ¡Y todos los que le quedan por vivir! “Debajo de las imágenes se podían encontrar pequeños botecitos llenos de caramelos Papabubble con el nombre de los novios y la fecha de aquel día tan especial”.

Esta boda que parece recién salida de un cuento con su propio príncipe azul es un claro ejemplo de que una Ceremonia Civil no tiene por qué ser sinónimo de una celebración apagada y desanimada. “A la entrada de los novios no faltó detalle: preparamos una bici vintage y decoraciones con la palabra “amor” que iluminaban el camino hacia la ceremonia, que terminó siendo una celebración cálida y romántica en la que no faltaron las risas y las lágrimas de felicidad. A la salida de los novios los invitados los esperaban para lanzar globos azules ¡que contenían los mejores deseos!”. Para terminar la fiesta les esperaba un buffet de quesos y vinos, zamburiñas, hamburguesas de ternera… y como no podía faltar el azúcar en una celebración tan dulce también les prepararon un buffet de postres.

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal

Azul índigo para una boda informal


Organización Lidia Ruiz Wedding Planner | Fotografía Joan Cabes Photographer | Vestido Otaduy | Ramo y prendido Bornay


BANNER-HORIZOTAL-ALPV3

Pin It on Pinterest

Share This