Hacía tiempo que no hablaba de algo que para mí es esencial a la hora de organizar un evento – ya sea una fiesta, una boda o una reunión familiar – que viene siendo la parte humana. La parte sensorial. La que nos llega más adentro, la que nos remueve, la que nos marca. En definitiva, la que hace que recordemos y sintamos lo que ocurre a nuestro alrededor de una manera u otra.

Me apetecía retomar contigo la importancia de los eventos a través de los sentidos y profundizar un poco más en esa idea. En su día, también te hablé del efecto que producen en nosotros los colores y nuestras percepciones; lo que podríamos llamar el sexto sentido. Pero esta vez, te quería hablar del sentido del olfato.

fresh_and_wood_el_sentido_del_olfato_all_lovely_party_3

fresh_and_wood_el_sentido_del_olfato_all_lovely_party_2

Son tantas cosas las que se deben tener en cuenta a la hora de planificar un evento, que quizás, en lo último que pienses sea en los olores y las fragancias que van a predominar en el ambiente. Y créeme, es un error no tenerlos en cuenta porque el impacto que genera el sentido del olfato en nosotros es enorme. Con decirte que es el sentido más poderoso puedes hacerte una idea.

Así, técnicamente hablando el olfato se considera un sentido químico y como tal detecta las sustancias químicas – valga la redundancia – que flotan en el aire. Éstas entran en contacto con nuestras fosas nasales y envían la información al cerebro, en concreto al neocortex (pensamientos conscientes) y al sistema límbico (donde se estimulan las emociones).

fresh_and_wood_el_sentido_del_olfato_all_lovely_party_6

El sistema límbico, a grosso modo, es una red de estructuras conectadas entre sí que a su vez tiene una relación directa con el sistema nervioso central. Y quizás te preguntes ¿por qué me cuenta esto ahora? pues bien, te lo cuento porque estas estructuras trabajan de manera conjunta para provocar un efecto en la memoria, las emociones y la motivación. Y es ahí donde se encuentra el quid de la cuestión.

Es ahí donde debemos trabajar para que seas tú quien pueda “controlar” las emociones de los asistentes mediante los olores.

Influir, despertar sensaciones y crear recuerdos; todo ello resumido en pensar qué queremos que retengan en su memoria una vez que se vayan a su casa. Sólo se trata de generar una experiencia positiva. Hacer ese click para que en cualquier momento y en cualquier parte del planeta cuando vuelvan a sentir ese olor los transporte a ese evento que creaste. Porque, repito, las fragancias influyen en el humor, el aprendizaje, los niveles de relajación de los invitados…

fresh_and_wood_el_sentido_del_olfato_all_lovely_party_5

¿No te ha pasado nunca ir paseando o llegar a un lugar, sentir un olor que te resulta familiar y transportarte directamente a donde lo sentiste por primera vez? como la tarta que hacía la abuela, esos veranos en el pueblo, ese café recién hecho de aquel bar de la facultad…pues se trata de lo mismo. Estamos rodeados de este tipo de estímulos en tiendas, hoteles incluso en conciertos. ¿Por qué no hacerlo en nuestras fiestas?

Piénsalo. Retenemos olores que generan recuerdos que a su vez perduran a lo largo del tiempo y nos trasladan cada vez que volvemos a sentirlos. Quizás no es tan mala idea tener en cuenta el sentido del olfato para tus próximos eventos ¿no crees?

Si te parece interesante el tema de los olores, cómo nos afectan y te apetece saber más; házmelo saber para poder preparar un post con diferentes fragancias y sus efectos ;) estaré encantada.


Texto Fresh & Wood – Imágenes 1 / 2 / 3 / 4 / 5


Pin It on Pinterest

Share This