Como todos sabemos se acerca Halloween, una excusa más para celebrar una de esas fiestas bonitas que dejan a todos nuestros amigos con la boca abierta. Por eso para esta ocasión no he querido dejar pasar la oportunidad de daros unas cuantas ideas para que hagáis vuestras propias calabazas de Halloween y decoréis vuestra fiesta con unos complementos de lo más elegantes.

calabazas-para-hallowen (1)

Por si alguien no lo sabe os diré que las calabazas son una tradición americana debida a que  se dice que, antiguamente, las brujas usaban los cráneos humanos adornados con velas entre las cuencas de los ojos para invocar a los espíritus en la víspera del 1 de noviembre. Y que al emigrar los irlandeses a Estados Unidos, como no podían utilizar los cráneos humanos, decidieron utilizar las calabazas.

Hay muchas tradiciones para decorarlas, pero una de mis favoritas es pintándolas. Y una vez pintadas se pueden aprovechar durante todo el otoño ya que son muy decorativas.

Yo he quedado enamorada de estos bonitos diseños de Green Wedding Shoes y de My Sweet Savannah: elegantes y sencillos de hacer ¿Os animáis? Seguro que sí.

calabazas-para-hallowen (4)

Antes de empezar debemos elegir unas buenas calabazas (las podemos encontrar en cualquier mercado), y hacernos con unas cuantas pinturas, pinceles y unas cintas adhesivas para crear formas geométicas ¡Luego nos ponemos manos a la obra!

Primero pintamos las calabazas completamente de color blanco para que los colores que pongamos a continuación queden más bonitos. Si decidís no pintar el tallo lo mejor será taparlo completamente con la cinta aislante para que no se manche de pintura, y si lo queréis pintar entonces lo cubrís de blanco primero y luego ya lo reservaremos.

calabazas-para-hallowen (2)

Esta es la etapa donde hay que tener paciencia, cosa que yo personalmente no tengo mucha, y dejar que la calabaza se seque completamente para que la pintura quede estirada y no se mezcle con los siguientes colores. Si es necesario debéis darle una segunda capa de pintura blanca y si no pues pasáis al siguiente paso.

Una vez tenemos bien blanquita nuestra calabaza y ya está completamente seca, tenemos dos opciones: una es crear diseños geométricos con la cinta adhesiva y otra es pintarla a mano alzada con un pincel.

Para la primera opción hay que dejar libres los huecos que queremos que queden pintados. Si quieres puedes volver a pintar encima del color blanco toda la calabaza de un color más oscuro y una vez seco pegar la cinta para hacer las lineas. Y si no pues pintas las lineas sobre el fondo blanco igual que en esta foto.

calabazas-para-hallowen (3)

Como véis cuando quitéis la cinta adhesiva quedará un contorno perfecto y un bonito diseño de rayas. Una composición preciosa. Aunque la segunda opción tampoco está nada mal: pintarla a mano alzada con lunares, lineas o zonas claras y oscuras.

En ambos casos podéis usar pinturas metalizadas o incluso pegamento y purpurina para vuestras creaciones. Eso sí, no olvidéis dejar que se seque siempre la capa de pintura anterior antes de poner un color nuevo, que nos conocemos… ;)

calabazas-para-hallowen (5)

calabazas-para-hallowen (6)

calabazas-para-hallowen (7)

La de lunares es mi favorita, ¿cuál os ha gustado más a vosotros? Seguro que tenéis unos diseños muy bonitos en mente. Y como véis estas técnicas se pueden usar tanto en calabazas grandes como en pequeñas… o en peras y en manzanas si no encontráis otra cosa. Lo importante es que lo hagáis vosotros mismos y que sea algo original, porque en la variedad está el gusto.

 

Amelia