Hace poco te traje la boda de Daniel y Marina que se celebró en Ailaic y que organizaron ellos mismos siguiendo su propio ritmo y exactamente acorde a sus gustos. Hoy te traigo la boda de Santi y Lara, una pareja muy enamorada que ha decidido darse el «sí quiero» en un entorno muy campestre.

Si te estás preguntando qué tienen en común estas dos bodas la respuesta es muy sencilla y tiene el nombre de Aída y Marina, las dos fotógrafas de Barcelona que forman Lirola & Cussó y que han logrado capturar los mágicos momentos que han ocurrido en ambos eventos.


La boda de Santi y Lara: campestre y sencilla



Una boda campestre y sencilla

Siguiendo un estilo que se creó a partir de la fusión de lo rústico, lo vintage y, cómo no, lo romántico, descubrimos una boda con una decoración muy cálida y cercana en la que no faltó detalle.

La gama de colores se centró en tonos melocotón, rosa y coral ya que la pareja quería tonos alegres acorde con su estado de ánimo pero que no fueran muy intensos para no recargar el ambiente. Desde el primer momento los novios supieron que la decoración tendría un papel muy importante y participaron de manera muy activa en ella, llegando a crear ellos mismos las invitaciones y demás material de diseño gráfico.

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

El lugar escogido para la celebración fue El Dalmau, una mágica masía que está situada en un entorno muy natural, rodeada de campos de trigo, bosques de pinos, robles y encinas centenarias en el corazón de Osona desde la que se pueden ver los Pirineos nevados.

Yolanda forma parte de su equipo de trabajadores y fue quien se encargó de proporcionar todo lo necesario para cumplir los deseos de la pareja.

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Encontramos de esta forma zonas decoradas siguiendo temáticas claras, como la mesita en la que los invitados podían dejar sus mejores deseos para los recién casados decorada con cajas de madera, flores y una máquina de escribir antigua, o el arco natural rodeado de flores de colores y pequeños troncos del que colgaban unas cortinas translúcidas que marcaba la zona de la ceremonia.

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Estos elementos también estuvieron presentes en las largas mesas en las que los asistentes pudieron degustar los manjares que se presentaron. Sobre ellas se dispusieron banderines de colores y pequeñas bombillas de un amarillo muy cálido para iluminar la noche, ayudadas por las estrellas y la luna, y conseguir que la fiesta durara hasta el amanecer.

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

Una boda campestre y sencilla

 

Una de las cosas que más me gustan del trabajo de Lirola & Cussó es que consiguen captar las emociones y la pura felicidad que inunda los corazones de todos aquellos que salen en sus fotografías.

Y a ti, ¿te han gustado tanto como a mí? ¡Nos vemos en la próxima!

 


Fotógrafo Lirola & Cussó | Ubicació El Dalmau | Vestido Verónica Miranda | Traje Traje Señor | Flores Mireia Abras | Catering Fusió Catering | Maquillaje y Peluquería Carol Bruguera | Repostería Missweet