«A pesar de que desconocíamos todos los detalles sobre nuestra boda, supimos desde el principio lo más importante: queríamos algo totalmente diferente. Nuestro día tenía que ser en invierno, con toques blancos como la nieve pero que fueran al mismo tiempo cálidos para que nuestros invitados se sintieran cómodos y calentitos.» Estas palabras son las que utiliza Mariona para explicarnos por qué su boda se tuvo que celebrar el 18 de febrero, justo el día antes a su cumpleaños, y es que la pareja que vengo a presentarte hoy se dio cuenta con el paso del tiempo de que todas las bodas a las que habían asistido se habían celebrado o en primavera o en verano. Y esa, entre muchas otras, fue la primera de las decisiones únicas y a contracorriente que tomaron Jordi y Mariona para conseguir que aquel día fuera tan especial y perfecto.


Mariona y Jordi en su boda nórdica


mariona jordi boda nordica

Con un estilo muy nórdico, la decoración se basó en blancos con los que evocar al más puro invierno y tonos madera, marrón y beige para aportar la calidez necesaria en un día en el que rodearse de tu familia y amigos es algo imperativo.

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

. Otro de los deseos de la pareja fue que las flores y las velas se pudieran encontrar en gran abundancia en todos los escenarios, desde el enorme panel de flores que se dispuso en el altar hasta el conjunto de cinco mesas imperiales de la zona del banquete que contaron con una decoración perfecta para la ocasión. «Nadie se dio cuenta al sentarse porque el techo era de cristal y con la luz del día no se podía apreciar, pero conforme fue llegando la noche el cielo se oscureció y las velas comenzaron a brillar hasta casi deslumbrar. ¡Fue algo mágico!»

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

La ceremonia se ofició en Can Magí, una masía situada muy cerca de la ciudad de Barcelona que cuenta tanto con interiores como con exteriores perfectamente acondicionados para adaptarse a cada estilo y necesidad. En su gran salón de cristal fue donde se celebró el banquete y donde se pudieron colocar dos olivos y las iniciales de la pareja creadas a partir de luces para que aquel momento brillara con todavía más luz.

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

Los marca-sitios también fueron muy especiales ya que cada invitado pudo encontrar su nombre formado a partir de una pieza de madera y en una bolsa blanca con las letras bordadas. ¿Qué había en su interior? Pues una manta para las noches más frías de invierno y unas galletas handmade hechas por la madre de Mariona que tenían la forma de sus iniciales.

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

mariona jordi boda nordica

. ¿Quién dijo que el invierno no era una fecha apropiada para las bodas? Espero que te haya gustado la unión de Jordi y Mariona, y, como no podría ser de otra manera, ¡nos vemos en la próxima!


Fotografía El ramo volador | Vídeo Marie Marry Me | Vestido Teresa Helbig | Ubicación Can Magí | Zapatos Chloe | Corona de flores Lito y Lola | Traje Hackett London | Flores Flors Amèlia | Catering Sensacions | Repostería Dolç Atelier | Maquillaje y Peluquería Salón TORO