Te casas dentro de unos meses y has empezado la búsqueda del perfecto vestido de novia, ¿es éste tu caso?

Vamos facilitarte un poco la elección con una novia, cuatro estilos. La verdad es que hay muchísimas opciones y puede que aún no tengas claro cuál es tu estilo. Tal vez hayas pensado en algunas posibilidades, y como muchas novias dicen, tengas en la cabeza varias ideas, pero no sabes con cuál quedarte.

Es cierto que lo mejor es hacer las pruebas de vestido, con las que irás saliendo de dudas y descartando algunas opciones en favor de otras. Pero mira cómo resulta una misma novia con cuatro estilos diferentes, ¿te sientes más atraída por alguna de ellas? Vamos a comprobarlo.

En este post te damos cuatro opciones: Jesús Peiró, Cherubina, María cristina HernándezPanambi.


Una novia, cuatro estilos


Una novia vintage de la mano de Jesús Peiró

Este vestido puede representar lo que venimos llamando el estilo vintage. Se trata de un estilo que se inspira en vestidos de épocas pasadas. Puede reflejar las tendencias de los años 60, 70, 80 u otras, como los famosos años 20. En este caso, la propuesta de Jesús Peiró podemos decir que nos acerca a esa época de entreguerras.

Tiene detalles muy femeninos, que nos sugieren un ambiente romántico: la botonadura y el fino lazo en la espalda. El tul bordado con pequeñas flores que cubre todo el vestido, incluyendo el escote, y la cola, en el que las flores bordadas son más grandes.

Es un vestido suelto, poco complicado y muy ligero, el vestido perfecto para una boda boho chic, realizada en un ambiente natural, con poco protocolo y muy a vuestro aire y según vuestros gustos. Y que no falten las flores, ¿te has fijado en el ramo y la corona que lleva la novia?

Esta es una de las propuestas de una novia, cuatro estilos. ¿Vemos las otras tres?

Una novia actual por Cherubina

Vamos a cambiar un poco de aires con la opción de la firma Cherubina. Es un vestido moderno y con detalles innovadores. Parece un dos piezas, sin llegar a serlo, pero esa es la impresión que recibimos viendo la parte anterior del vestido.

Incluye un peplum asimétrico que desciende en cascada, convirtiéndose en la espalda en una larga cola. La parte superior es también tremendamente original, e igualmente asimétrica, el lado izquierdo es drapeado y el derecho incluye tela con brocado en formas vegetales. La larga botonadura de la espalda y la propia cola dan al vestido un aire más clásico.

Este conjunto, dentro de una novia, cuatro estilos, es un vestido muy moderno, con líneas rompedoras, pero al tiempo con un aire que recuerda a la antigüedad romana. Un vestido muy original para una novia que busca algo diferente al romanticismo más clásico y que apuesta por la modernidad sin perder el equilibrio.

Una novia elegante por María Cristina Hernández

La firma MCH, es decir, María Cristina Hernández, nos sugiere un novia con un aire clásico pero sorprendente. Con un vestido de una pieza y de líneas puras logra una imagen elegantísima y sobria, con solo unos adornos de pasamanería en plateado en el busto.

Sin embargo nos encontramos un escote a la espalda sorprendente, de forma ovalada, rematado en la parte de la nuca con una mini capelina en volante que sugiere más romanticismo y una apertura posterior que descubren la parte inferior de la pierna. Es casi otro vestido y otro estilo, por lo que no todo es clasicismo en este regio vestido confeccionado con tela de gran caída que no resta movimiento al conjunto.

Si tienes un estilo tendente a lo clásico, pero el día de tu boda quieres salir de lo habitual y llevar un vestido con “sorpresa”, éste puede ser el tuyo.

Una novia atrevida por Panambi

Y por último en este post sobre una novia, cuatro estilos te sugerimos una apuesta sin duda un poco  más atrevida. Fíjate en esta propuesta de la firma Panambi.

Se trata de un dos piezas. La parte superior es un top sin mangas ribeteado en la sisa con apliques dorados y oscuros, rematado con una cita de fantasía. Éste vestido no lleva, como otros que hemos visto, escote en la espalda, pero sí en el torso, muy pronunciado, pero suavizado por el tul bordado que cubre la zona. Esta original pieza lleva además un péplum doble a modo de volante, lo que suaviza el conjunto y le da un aire más romántico, como la larga cola que nace de la cintura, en la espalda.

La falda lleva además una cinta bordada que une la parte anterior con la posterior, en vertical, un detalle muy original y poco visto en las pasarelas de los diseñadores de vestidos de novia.

Podemos decir que si eres una mujer que busca lo original y tienes un estilo muy personal, encajarás muy bien dentro de este vestido.

Como ves un vestido puede dar una sensación muy diferente al de otro, y por tanto cambiar el aire, el estilo y la música de una boda. Elige con tiempo y procura que no te agobien las prisas, ¡tu día más feliz lo merece!

¿Qué te ha parecido esta entrada sobre una novia, cuatro estilos? ¿Te ha servido de ayuda?


Redacción Cristina Bartolomé | Fotografía Beatriz Hidalgo | Modelo Lola Zapata | Maquillaje Cristina Gordillo | Peluquería Rocío del Real | Asistente Ana Otón | Localización Hacienda Azahares | Vestido Cherubina Panambi MCH Jesús Peiró | Tocado Ani Burech | Ramo Hazlo con flores | Pendientes Surflamenca