Los que ayer estuvisteis ojeando el segundo número de nuestra revista, pudisteis ver el precioso reportaje que Joanna Noguera nos fotografió. En Un banquete de miedo hemos querido ambientar una cena romántica en plena naturaleza dándole un toque terrorífico para esta noche de Halloween.

¿Queréis saber cómo hicimos nuestras botellas-candelabro? Aquí tenéis el paso a paso:

Materiales necesarios:

  • Velas alargadas y finas
  • Botellas recicladas
  • Cerillas o encendedor
  • Cuchilla

Los pasos a seguir son muy sencillos y rápidos, así que con tan sólo cinco minutitos tendremos listos nuestros candelabros más terroríficos!

Necesitamos rebajar la parte inferior de la vela hasta conseguir que el diámetro sea el mismo que la boca de la botella. Intentad hacerlo poco a poco para que no os paséis, sino la vela podría caer dentro de la botella.

Introducimos la vela en la botella y la encajamos con un pelín de fuerza para que quedé bien sujeta y no nos caiga. *Truco: con un poquito de fuerza y roscando la vela en la botella, también conseguiremos que la vela vaya rebajándose.

Nos aseguraremos que las velas quedan bien sujetas para evitar sustos. Una vez comprobado, encenderemos nuestras cerillas y empezaremos el proceso. Podemos dejar que las velas se vayan fundiendo solas pero para acelerar su curso podemos ir calentando los laterales de las velas con la misma cerilla o con otra vela. Recomiendo que este proceso lo hagáis disparejo para que la cera se vaya acomodando a diferentes niveles.

¿Os gusta el resultado? Como ya os he explicado, en pocos minutos podrás tener unos candelabros caseros muy económicos para cualquiera de vuestras fiestas. Animaros a hacerlo, es fácil y sencillo! Mirad como queda en escena:

Let’s party together!

Tanit