Ukiyo, o mejor dicho una editorial flotante organizada por Fresh&Wood, tuvo como protagonista principal, a parte de una novia sumergida en un precioso lago, un maravilloso ramo salvaje elaborado por Natalia de Studio Floral. Un ramo de esos que quitan el hipo, dejan boquiabierta y sorprenden a todo el mundo. Es decir, un ramo que toda novia desearía tener. Lilas, morados y verdes son sus tonos principales que, acompañados por la tonalidad de la ubicación, crean una armonía perfecta.

¿Quieres conocer qué se esconde detrás de este espectacular bouquet?

Un ramo salvaje para una boda

Esta temporada los ramos de novia “salvajes” son tendencia. Son ramos frescos, con movimiento, con mezcla de texturas. En éste caso, la propuesta era la de una ceremonia en la que el agua fuera protagonista, romántica y melancólica. El paisaje y el tema determinaron sin dudas la elección de los colores: una armonía de tonos fríos, con azules y lilas que en algún punto llegan al granate.

El contraste en este tipo de ramos, viene dado por el movimiento, los saltos en las profundidades y las diferentes texturas.

Como variedades escogí Rosa “Cool water”, Anémona coronaria, Freesia refracta, Skimmia rubella, Eryngium alpinum Leucadendron “Red Gem” , algunas ramas de Jazmínum polyanthum , y verdes para conseguir la sensación de frío y misterio .

Con las rosas, que en este caso con el material más claro y de textura más “tranquila” se consigue un punto focal interesante, a partir del cual comenzar a descubrir el resto de los materiales.

La construcción del ramo es similar a la de cualquier formal, con la técnica de la espiral, pero forzando el movimiento mediante los saltos en la altura de los materiales. Luego, las ramas de jazmín, dulcifican las formas, y aportan una ligera caída.


Ramo Studio Floral | Organización Fresh&Wood | Fotografía La Dichosa


BANNER-beewall-horztl-ALP

Pin It on Pinterest

Share This