La filosofía de Vega Valentina se basa en originar eventos muy creativos que derrochen amor y hoy nos trae una sesión muy delicada e impecable que busca mezclar el estilo boho con lo clásico, creando así una fusión que impacte visualmente y que llegue a nuestros corazones.

El espacio en el que se llevó a cabo el shooting es Dolarea Hotel, un caserío que data del siglo XVII y que se encuentra en el conjunto monumental de Igartza en Beasain, en el corazón del Goierri y del País Vasco. Nos encontramos así entre su herrería, su molino, puentes, el hotel y el palacio de Igartza, un conjunto que nos transporta al pasado pero que consigue destacar la belleza natural y actual del País Vasco, aportando la parte de la tradición clásica de la que hablaba al principio.


Una boda campestre y romántica



Una boda campestre y romantica

Gorka de la Granja ha sido el encargado de fotografiar la sesión y de capturarla con un juego de luces y sombras muy níveo y delicado que resalta el contraste de los elementos que la forman. Descubrimos tonalidades que imitan al verde de los olivos, a los rosas, a los granates y a los tonos beige para complementar lo boho chic con los colores vintage del pasado.

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

En el ramo de la novia se utilizaron hojas de olivo, falsa pimienta, rosas, crisantemos, flor de cera y peonias, y Espacios Verdes se sirvió de las mismas clases de flores para decorar los espacios de la sesión. Del pastel se encargó Cristina, que nos deleita con una tarta en tonos claros, acordes con la gama cromática de la sesión, y decorado con las mismas flores utilizadas en los demás elementos.

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

La novia luce un vestido de Yolanda Torres Atelier con transparencias a base de tejidos calados que crean un aura de sensualidad a su alrededor, algo que aumenta con el corte que deja su espalda al descubierto. De esta manera encontramos un estilismo que utiliza tonos y materiales del pasado y que los trae a la modernidad, permitiendo que combine con el traje del novio de Derby Gardeazabal a base de un contraste muy bonito y delicado. El tocado de Rita Von no hace más que exacerbar los componentes boho de la sesión y se funde a la perfección con el estilismo de la novia, el peinado elaborado por Erika Galea Estilistas y la decoración floral del evento.

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Una boda campestre y romantica

Apostando fuerte por una contraposición de conceptos tales como lo antiguo y lo nuevo, Vega Valentina ha conseguido plasmar sus ideas con mucho arte y cariño en esta sesión que brilla con luz propia a pesar de haberse llevado a cabo en un día lluvioso. ¡Nos vemos en la próxima!


Organización Vega Valentina | Fotógrafo Gorka de la Granja | Ubicación Dolarea Hotela | Vestido Yolanda Torres Atelier | Traje Derby Gardeazabal | Flores y Ramo Espacios Verdes | Zapatos hombre Neosens | Maquillaje y Peluquería Erika Galea Estilistas | Zapatos mujer Gaimo | Tocado Rita Von | Invitaciones La Tortuguita Blanca | Joyas Manuel Ferrer Joyero