Hoy te traemos una preciosa boda que tuvo lugar en Menorca y que está cargada de detalles handmade y de tintes solidarios. “Trabajar por el mundo en ONGs nos cambió la vida y esa visión de la vida y del mundo ¡fue la que hizo que nos enamorásemos!” Con estas palabras Carlota, la novia, intenta transmitirnos la esencia de su amor con Pau. Un amor que resistió a pesar de la obligada distancia que se interpuso entre la pareja al separarse por circunstancias laborales. Pero el sentimiento permaneció vivo a medio camino entre la isla de Borneo y Barcelona y gracias a eso hoy te traemos esta decoración de boda handmade menorquina con tanta personalidad y emoción.

Laura Chacón fue quién se encargó de inmortalizar los deseos de los novios en su boda perfecta y a juzgar por las expresiones de extrema felicidad que vemos en las imágenes, yo creo que lo ha conseguido. La ceremonia se celebró en un típico rafal menorquín que en este caso pertenecía a los padres de Pau. Para que estuvieran presentes las dos culturas de los novios los invitados al convite pudieron disfrutar de deliciosas recetas catalano-menorquinas del restaurante Sa parereta d’en Doro.

Además esta boda destaca por el interés y la participación de todos los allegados ya que fue el padre de Carlota, por ejemplo, quien pintó unas acuarelas preciosas de un paisaje marítimo como obsequio. Las primas de la novia de Inedit Events también le pusieron mucho sentimiento a los detalles que crearon (en su caso tarritos de miel y mermelada de ciruelas recogidas en el mismo rafal en el que se organizó la celebración y que elaboró toda la familia). El novio, Pau, también añadió su toque al recolectar carteles de las playas de Menorca y fue su hermana quien los pintó con todo el cariño del mundo que se transformó en pintura de colores muy vivos… Toda una familia implicada para esta boda handmade tan dulce.

La vestimenta también tenía que reflejar la bonita personalidad de la pareja. La novia optó por un vestido de la marca Freedoom confeccionado en algodón orgánico mexicano y que lucía un escote de vértigo en la espalda. El novio, por su parte, optó por un traje típico indonesio de camisa blanca de algodón y pantalón gris que combinó a la perfección con el estilo de su pareja. Y por último pero no menos importante, entre las joyas de la novia se incluían el reloj y pendientes de su bisabuela y una parte confeccionada por ella misma y por su madre que incluía piedras verdes de la isla de Borneo.

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Una boda handmade en Menorca

Como ves en esta boda se han reunido el trabajo de todos los implicados y el amor que los une para dar lugar a esa celebración tan maravillosa de la que esperamos que hayan disfrutado hasta el último minuto. Yo por lo menos he disfrutado transmitiéndola. ¿Y tú? ¿A ti qué te ha parecido?


Fotografía Laura Chacón | Catering Sa parereta d’en Doro